Jaeger-LeCoultre ha pasado a la historia como uno de los fabricantes de relojes más importantes del mundo. Sus complicaciones clásicas han sido apreciadas durante décadas y el gusto ha pasado de generación en generación, pero hay una pieza que se ha ganado un lugar especial en el ámbito relojero, estamos hablando del modelo Reverso.

-Adv-

A principios de la década de 1930, este reloj nace de un desafío: el de diseñar un modelo, capaz de resistir los partidos de polo de los oficiales del Ejército Británico en la India.

Jaeger-LeCoultre Reverso y su tradición ecuestre

Al girar la caja, la esfera se ocultaba suavemente para revelar el reverso, que a su vez, protegía la esfera de posibles golpes de mazo. Entonces la Maison pensó en ello, así que incorporó un frontal atemporal enmarcado en sus tres emblemáticos gallones. El reloj Reverso cautivó desde su creación tanto a hombres como a mujeres que sienten debilidad por la belleza.

La pureza del Reverso brilla a través de cada pieza de la colección de larga data, a menudo andrógino, hace gala de su feminidad en modelos joya, o reafirma su masculinidad con una complejidad muy pronunciada y una marcada estética art déco.

Jaeger-LeCoultre Reverso y su tradición ecuestre

Con la habilidad innata de ser “invertido”, el atractivo del Jaeger-LeCoultre Reverso creció con el paso de los años, desde una perspectiva funcional a una que ahora se basa en el afecto, si no en la pura adoración, y lo único de la historia detrás de un reloj nacido por necesidad.