Después de un gran trabajo de mantenimiento, cuatro importantes monumentos romanos son devueltos al público. Ahora, podemos admirar nuevamente las fuentes de Acqua Paola en Gianicolo, Mosè en Piazza San Bernardo, Peschiera en Piazzale degli Eroi y la nueva Acqua Vergine en el Pincio.

-Adv-

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, y el presidente y CEO de Fendi, Serge Brunschwig, junto con la administradora de Patrimonio Cultural de Roma, Maria Vittoria Marini Clarelli, inauguraron la conclusión de las obras y la reapertura al público de las cuatro fuentes.

Las obras fueron posibles gracias a las donaciones de la Maison Fendi que mostró una vez más su contribución a la mejora del patrimonio artístico de la Ciudad Eterna con este nuevo e importante proyecto. El costo total del proyecto fue de €280,000, asumido en su totalidad por Fendi.

Las cuatro fuentes, que difieren entre sí según el tipo y período, se identificaron entre las demás en la ciudad de Roma debido a que son terminales de acueductos monumentales, tres de los cuales son de origen imperial, mientras que la cuarta, Peschiera, de la era moderna (1949), es considerado uno de los mayores acueductos de Europa.