Whistler es uno de los destinos vacacionales de invierno perfectos: montañas escarpadas, nieve abundante y un pueblo alpino pintoresco. Está ubicado al pie de las montañas Whistler y Blackcomb que son conectadas por el teleférico PEAK 2 PEAK, lo que lo convierte en una meca para esquiadores y practicantes de snowboard en todo el mundo.

-Adv-

Con una inversión de 66 millones de dólares canadienses, el invierno pasado se estrenó la conexión de las tres góndolas entre montañas que redujo drásticamente los tiempos de ascenso hasta lo más alto de sus pistas. En concreto, se trata de una góndola de 10 pasajeros en Blackcomb que permite ascender directamente a la góndola PEAK 2 PEAK desde el lado de Whistler, además de nuevos elevadores de alta velocidad que transportan hasta 6 personas de forma más cómoda y con mayor protección ante el clima adverso.

Estas innovaciones no sólo aumentaron la capacidad de esquiadores, también redujeron drásticamente los tiempos de ascenso hasta lo más alto de sus pistas, lo que convierte a Whistler en la estación con mayor capacidad de transporte de esquiadores de toda América del Norte, moviendo hasta 4 mil personas por hora.

Sin embargo, la experiencia en esquí es solamente el comienzo. El gran ambiente del pueblo, la larga lista de aventuras al aire libre y un après ski de gran reputación hacen de Whistler un lugar único.  Aunado a esto, Whistler Blackcomb, que forma parte del grupo Vail Resorts, busca convertirse en un destino sustentable y con emisión Cero de Huella de Carbono para 2030.