Glenmorangie Single Malt Scotch Whisky se originó en las Tierras Altas de Escocia, donde, en la destilería de Glenmorangie, se destila en los más altos alambiques de whisky de malta de Escocia. Expertamente madurado en las barricas de roble más finos, y perfeccionado por los hombres de Tain.

-Publicidad-


Ahora te invita a probar una de sus más exclusivas ediciones: Glenmorangie Grand Vintage Malt 1989, un whisky único y excepcional merecedor de grandes celebraciones.

Éste es el segundo lanzamiento de la exclusiva y limitada Bond House No.1 Vintage Collection. Tras 27 años de añejamiento en exclusivas y prestigiosas barricas – que alguna vez añejaron vinos de la aclamada región de Côte – Rôtie– el destilado pasa a ser artesanalmente embotellado, sin embargo, no es el tiempo de añejamiento lo que le da la excepcionalidad a esta exclusiva edición, sino que es la maestría y el perfeccionismo que se encuentra detrás del ensamblaje, lo que verdaderamente la define.

Glenmorangie Grand Vintage Malt 1989

Con una limitada producción de botellas, que además se acompañan de un elegante y sutil empaque, Glenmorangie Grand Vintage Malt 1989 es un whisky creado para el verdadero conocedor y amante del whisky, una imperdible edición para todo coleccionista.

Notas de cata, Glenmorangie Grand Vintage Malt 1989  

Aroma: un aroma complejo, con malvaviscos tostados, almendras y una nota a vainilla y dulce de azúcar. El estallo de manzanas asadas junto con frutos rojos, grosella negra y frutas tropicales, seguidas de pan recién horneado, cera de abeja y un poco de humo de madera.

Gusto: Una textura almibarada con una sensación picante al paladar conducen la riqueza de las manzanas al horno, el fudge mantecoso y suaves notas cítricas.

Final: miel, aceite de eucalipto, anís y cuero en un largo final. Un acabado potente que termina con las clásicas especias de madera y las virutas de roble.