Por: Enrique Castillo-Pesado

-Publicidad-


La zona de Wexford es una de las más famosas de Irlanda, por sus castillos, bares y esos espacios que tienen tanto magia como misterio, como algo propio de sus principales atractivos; ahora juegan un rol importante dentro del turismo mundial.

Llaman siempre la atención, los faros de luz –son como el prestigio de la identidad de Wexford– que para los irlandeses significan la seguridad dirigida a los navegadores del mar y a la comunidad que vive cerca de la costa irlandesa. Ellos lo saben, tan es así, que recientemente se dedicaron a restaurar antiguas construcciones transformándolas en sitios de descanso, rentables durante las vacaciones de los europeos, aunque también me encontré con turistas de Asia y América, a quienes les agrada vivir algo así como un romántico aislamiento.

edi-wexx3

Es común que la gente de Dublín, la capital de Irlanda, viaje a Wexford, es el destino turístico por excelencia. Allí acuden los viajeros exigentes o colegas que buscan presentar reportajes del mejor estilo de vida de los irlandeses. Sólo requieren de invertir una hora de su tiempo, por la autopista M11, para alejarse de la ciudad y disfrutar de las renombradas playas doradas, de más sol y menos lluvia en Irlanda.

La reconstrucción de los faros de luz

Al inicio les comenté de los faros de luz, uno de ellos es el histórico Faro de Cabo Hook (Hook Head Lighthouse), el cual se localiza cerca de Waterford, dentro del Condado de Wexford, a un costado de la Bahía de Waterford. Éste es identificado como el más antiguo de Irlanda, pero el más visitado, porque la gente tiene la oportunidad de conocer su funcionamiento, el cual emite un destello de luz blanca en un ciclo de tres segundos. A pesar de los años, el faro ha sido equipado con tecnología para funcionar automaticamente.

edi-wexx2

Otro faro, es el Wicklow Head, uno octagonal que ha protegido la línea costera de Wicklow desde el año de 1781. La característica esencial, en su construcción, son las paredes que son de 1 metro de ancho. Además, es de los faros que también pasaron por un proceso de reconstrucción.

La buena opinión de Wexford incluye las playas doradas ubicadas en el sureste de Irlanda, dicen que no hay comparación con la costa oeste de Irlanda. La playa más concurrida es Curracloe, cuenta con un hotel del mismo nombre que eligen los jóvenes y adultos porque encuentran una atmósfera familiar. El resort está en el corazón del pueblo de Curracloe.

Jardines irlandeses y el Marfield House Hotel

Wexford ofrece la diversidad de conocer sitios que sorprenden como los jardines –atención, aficionados de la jardinería–, hay una colección impresionante de más de 20 en el condado. Entre los más notables es el del Castillo de Johnstown—patrimonio nacional— y vale la pena incluir el jardín de Marfield House, donde me quedé por unos días.

Este hermoso resort es un lugar casi perfecto, se ha ganado la fama gracias a la cálida hospitalidad de lujo. Las anfitrionas –3 bellas mujeres– quienes pertenecen a la familia Bowe y todo su equipo de trabajo vienen trabajando desde hace 37 años en el hotel-boutique en Wexford. Cada una de las habitaciones, reúne la elegancia, bajo confortables interiores, amueblados con mobiliario estilo vintage acompañado de obras de arte de la época.

edi-wexx7

La elegancia del hotel-boutique se envuelve entre el bosque, un lago, rosas, hortalizas; ahí se vive como si fuera el cielo de la tranquilidad, donde los pavorreales se unen a la oferta de los paisajes que se pueden ver alrededor. Hay habitaciones para elegir: standard, classic, junior state, master suite. Todas tienen camas king size, baño de mármol y los servicios que merecen los huéspedes durante la estancia.

Untitled-1

Comparto más cualidades del Marfield House. Ahora, me refiero a la gastronomía de alta cocina en el Gorey; el chef, generalmente, utiliza los alimentos que son cultivados de forma sana y natural en los jardines del hotel-boutique. Por supuesto, los comensales expresan que es de los mejores restaurantes para comer. La sazón se complementa con hierbas frescas en el fogón de estilo francés-mediterráneo, para elegir un salmón silvestre, cordero, ostras, mejillones, carnes, platillos que vienen en el menú. Es la experiencia culinaria, es disfrutar de calidad exquisita en la comida o cena. Todo es impecable. No hay elementos para decepcionarse en Wexford, Irlanda. Marfield House es su sitio predilecto para ir a descansar anualmente. Y hasta la próxima, ¡abur!