Oslo, capital de Noruega es pintoresca y encantadora; posee en sus rincones, el característico toque escandinavo que da testimonio de su pasado vikingo. El paisaje formado por miles de casas coloridas con vistas a las montañas de fondo y a los fiordos te dejarán sin aliento.

-Publicidad-


Además, Oslo es muy limpio y seguro. Gran parte de la población habla inglés de forma fluida, lo cual le facilita mucho las cosas al turista con poca experiencia. Noruega constituye el país más caro de Escandinavia y del norte de Europa.

Entre los espacios a visitar, el Parque Vigeland es un lugar estupendo para un picnic mientras aprecias 212 esculturas de granito y de bronce. El Museo Noruego de Historia Cultural es ideal para familiarizarte con la historia y la cultura noruegas. En el Museo de los Barcos Vikingos están los navíos mejor conservados del planeta.

Los aventureros disfrutarán el Holmenkollen, el famoso salto de esquí en Oslo. Pasea unas cuantas horas por las calles llenas de arte urbano del Barrio Grünerlokka. Finalmente, el Ayuntamiento de Oslo es un espacio con tanta luz y color; disfruta de los colores vibrantes, la emoción y una sensación de estar ante una verdadera obra maestra.

Conoce más en visitoslo.com