Muchas veces hemos escuchado el término “denim” pero, ¿por qué es tan popular? El denim no es más que la mezclilla, una tela de uso común en todo el mundo y que se popularizó tanto que actualmente la podemos ver hasta el las pasarelas de moda más importantes y prestigiosas.

-Publicidad-


La mezclilla nació en la ciudad portuaria de Génova, situada en el Norte de Italia. En Francia era conocida como “gêneso jeans en inglés. Este paño genovés era resistente, parecido a la pana y, su precio era asequible, lo que la hizo ideal para realizar trabajos pesados.

Muy cerca de allí, los fabricantes de tejido franceses de la zona sureña de Nimes inventaron un material parecido al que llamaron Tejido de Nimes o “denim”. El Denim era de mayor calidad que el jeans, más grueso y de algodón de calidad, en el caso de éste último, se destinó a la creación de prendas para vestir con mayor calidad y sofisticación.

¿Por qué el denim no puede faltar en tu guardarropa?

La llegada de la mezclilla y el denim a Estados Unidos sucedió a finales de 1800, gracias a la compañía Levi Strauss que desde San Francisco popularizó sus pantalones de tejido jeans sintéticos con los bolsillos reforzados con remaches para evitar que estos se descosieran. Éstos se hicieron populares entre mecánicos, maquinistas, conductores, pintores, obreros, granjeros, la clase trabajadora en general.

En los años 50 pasaron de ser una prenda destinada para el trabajo resistente a convertirse en el hit entre los adolescentes del momento. En los años 60 la cultura hippie paseó el denim acampanado con orgullo, así como la trucker jacket, una chaqueta tejana que añadía las solapas en punta de los bolsillos.

Durante las décadas de los 70 y 80, el denim y la mezclilla eran la prenda por excelencia de las bandas de música, dándole la vuelta con adornos de cadenas y un aspecto deslavados o desgastados.

¿Por qué el denim no puede faltar en tu guardarropa?

El cambio de siglo trajo con él la tendencia de denim más glam, decorando pantalones y chaquetas con un mar de lentejuelas o piedritas de colores y brillantes; pero lo más importantes es que llegó el strass, un salto radical del sport a estilismos más sofisticados. Durante los últimos años, el denim ha evolucionado en muchas formas y es una prenda que no debe guardar en tu guardarropa por su comodidad, funcionalidad y estilo.

Según los especialistas, las prendas que no te pueden faltar son:

Jeans

Es la prenda más utilizada por las mujeres. Para ir a la oficina, a la fiesta o pasar una tarde con tus amigas, el jean es el favorito, ya que solo necesitas combinarlo con el accesorio de adecuado y lucir espectacular.

Short

Una opción indispensable para el verano, es el short. Existen varios tipos, anchos, rotos y desgastados. Puedes lucirlo con un crop-top o también con un kimono, como última tendencia.

Vestido camisa

Este tipo de preda es una excelente opción y le queda bien a todas, porque no es ajustado y tiene un corte muy favorecedor. Además de ser versátil, ya lo que puedes usar en verano o invierno.

Falda

Es un básico que no puede faltar en tu guardarropas, ya sea corta o larga, apretada o suelta, elige la mejor opción que te quede.

Chaqueta

Es una prenda clásica que siempre estará de moda. Aunque no te vaya abrigar mucho, sobre todo en invierno, queda muy bien con cualquier vestuario.

¿Por qué el denim no puede faltar en tu guardarropa?