En entrevista para Status, José Alberto Zuccardi nos platicó sobre los orígenes de la empresa. “Somos una empresa 100% familiar, fundada por mi padre, Alberto Zuccardi, como un hecho casual, pues él era un ingeniero civil que adaptó sistemas de riego adecuados a Mendoza”.

-Publicidad-


Este lugar, comenta Zuccardi, es un gran desierto y “sobre 150,000 km2 que tiene la provincia, cultivamos 5,000 km2. La razón es que no hay más agua, la única fuente es el deshielo proveniente de la cordillera de los Andes”.

En 1950, Alberto Zuccardi padre comenzó a trabajar con sistemas de riego para mejorar la eficiencia del uso de agua y, en 1963, implantó un viñedo para mostrar a otros productores cómo funcionaban estos sistemas de riego. Sin embargo, se enamoró del cultivo de la vid y descubrió así su otra gran vocación y, cinco años más tarde, empezó la producción en una bodega.

Familia Zuccardi: Calidad, innovación y respeto por la naturaleza y la sociedad

José Alberto Zuccardi se sumó a la bodega en 1976 con la tarea de llevar los vinos a diferentes mercados. Durante la década de los 80 e inicios de los 90, trabajaron en el mercado argentino para después llegar a clientes internacionales en un momento en el que el vino argentino sufrió una transformación. “Hoy estamos dentro de los tres mayores exportadores de vino en Argentina, con presencia en 54 países”, señala Zuccardi.

“Nosotros tenemos una gran vocación por las empresas familiares, entendiendo a la familia como el conjunto de personas que comparten objetivos y valores, no sólo es el vínculo de sangre lo importante, sino la comunión de objetivos”, explica.

“Creo que las empresas familiares en el tema vitivinícola suman mucho porque los proyectos de vinos siempre son a largo plazo”. En cuanto al trabajo con sus hijos, Zuccardi dice que “cada uno de mis tres hijos ha puesto en valor proyectos nuevos, es decir, lejos de ser herederos son cofundadores de la empresa”.

Familia Zuccardi: Calidad, innovación y respeto por la naturaleza y la sociedad

Así, la bodega que manejan aquí en México lleva el nombre de Santa Julia por la hija de José Alberto; Miguel, su hijo menor, fundó un área nueva que consiste en la elaboración de aceites de oliva de alta calidad; por su parte, Sebastián, el mayor, lidera los procesos dentro de la empresa con enfoques innovadores.

A Familia Zuccardi la orientan cuatro ejes: el primero es la calidad, “siempre apuntamos a niveles más altos”. El segundo eje es innovar, “el vino no sólo es tradición sino innovación”. El tercer aspecto es ser amigables con el medio ambiente: “vivimos en un desierto donde podemos cultivar orgánicamente sin ningún producto químico”. El cuarto eje es ser útiles socialmente, “con gente de calidad se hace vino de calidad”.