En 2019 la tendencia es: “entre más natural mejor”. Y es que ya hemos escuchado varias veces de los riesgos que implica consumir productos con altos niveles de químicos que pueden ser dañinos para la salud. El protector solar es uno de ellos, así que esta vez hablaremos de las alternativas para proteger tu piel de los rayos UV.

-Publicidad-


Exponernos al sol es necesario para nuestra salud, entre otras cosas para la síntesis de la vitamina D, fundamental para fijar en los huesos el calcio que ingerimos con los alimentos. El problema está en la exposición prolongada o en horas de mayor intensidad del sol.

El cuerpo tiene su propio método de protección de los rayos UVA, como por ejemplo la melanina y el sudor (contiene un ácido que es un potente protector). El protector solar químico interfiere con este método de protección natural de nuestro organismo, por lo que se debe poner media hora antes de la exposición al sol, ya que tienen que ser absorbidos por la piel para que se produzca la reacción química correspondiente.

Alternativas al protector solar tradicional

  • Filtros vegetales o biológicos

No están reconocidos como filtros solares, ya que el sistema y el protocolo de medición de filtros los excluye en investigaciones, pero puedes usar aceites naturales como: aceite de oliva, de sésamo, coco, caléndula, manteca de karité, buriti o aloe vera. Por supuesto certificados ecológicos.

  • Protectores naturales o minerales

Están hechos con base en polvos minerales como el dióxido de titanio y el óxido de zinc. Funcionan de diferente manera que los químicos ya que forman una capa protectora sobre la piel que refleja la luz del sol y de esa manera no dejan que pasen los rayos del sol al cuerpo. Por lo tanto, no hay alteración química y sirven como un complemento de protección natural.

  • Filtros físicos con nanotecnología

Están hechos de partículas micronizadas o con nanopartículas de menor tamaño, con lo que se están consiguiendo mejores texturas. Asimismo, al ser partículas más pequeñas potencialmente podrían penetrar en nuestra piel y causar algún problema con su absorción, algo que ya se achacaba a los filtros químicos.

  • Bloqueadores solares

Forman una capa en la piel que refleja la luz solar y así impiden que los rayos UV penetren en nuestro cuerpo. No intervienen en la química de nuestro organismo, sino que actúan sobre la piel a modo de pantalla.

  • Hídridos

Algunos fotoprotectores también llevan filtros biológicos, complementando sinérgicamente ambos (químicos y naturales). Se trata de antioxidantes como los polifenoles, carotenoides y vitaminas A,C y E. Por si mismos no bloquean la radiación solar, pero contrarrestan los radicales libres que generan las rayos y que dañan el ADN de nuestras células.

No olvides usar ropa adecuada y no abusar del tiempo de expocisión al sol. ¡A disfrutar del verano!

Anuncios