El israelí Raphael Navot, quien se define como un diseñador no industrial, imaginó para Roche Bobois la colección Nativ, caracterizada por la sensualidad de sus líneas, los elementos texturizados, lo vibrante de sus formas y la incorporación de materiales vivos en su elaboración.

-Adv-

Rafael Navot representó en este conjunto mobiliario el equilibrio entre la suavidad de la naturaleza acentuada con la firmeza de los elementos geométricos, especialmente líneas curveadas.

Cada una de las piezas está elaborada con materiales naturales, que con el tiempo se ennoblecen, cómo madera, lana, algodón, cerámica y los recubrimientos naturales, recordando que lo esencial siempre queda bien con lo actual y lo futurista.

Por ejemplo, los accesorios de la colección tienen forma de guijarros y estalagmitas. La biblioteca “Primordial” parece un objeto tribal que bien podría haber sido creado hace miles de años por su irregularidad y terminación mineral. Es una pieza orgánica con una silueta irregular y con acabado a mano.

El cuerpo humano apenas ha cambiado en 200,000 años, sin embargo, el mundo del diseño está buscando constantemente nuevas expresiones atípicas, intrigantes y seductoras que se vuelven íconos que sobrepasen la barrera del tiempo.

La nueva colección de Roche Bobois lleva el nombre de Nativ debido a sus inspiraciones: la naturaleza y las formas orgánicas, elementos que se encuentran en nuestro lenguaje corporal y medio ambiente, algo que conocemos intuitivamente y que se encuentra en todo momento a nuestro alrededor. Estas formas no necesariamente dicen lo que está sucediendo hoy, podrían haber existido antes o después y sin embargo Rafael Navot las vuelve tendencia.

El estilo de Raphael Navot es libre de cualquier referencia cultural, espacial o temporal, por ejemplo, las sillas “Identities”, el sofá “Underline” y el sillón “Walrus” tienen un aspecto clásico y familiar sin ser visto anteriormente.

Esta colección está marcada por la combinación de métodos artesanales y el savoir-faire tradicional, que crean ambientes cálidos y acogedores, al mismo tiempo que proporcionan un verdadero confort y sentimiento de pertenencia.

La piel nobuck le da a los sofás un look moiré muy táctil. Mientras que las alfombras de lana pura están hechas para caminar descalzos. Nada en la colección es liso, ni nada es inerte.

La combinación entre cultura y la esencia de la tierra representa una sensación Sen y de comodidad, simbolizada en colores sobrios que hacen alusión a la comodidad y a la esencia de la tierra durante la temporada de otoño.

Este diálogo entre cultura, naturaleza, dominio geométrico y formas espontáneas atraviesa toda la colección. La mesa “Patchwork” es un buen ejemplo: un óvalo muy simple y un conjunto extremadamente complejo, como un rompecabezas de 320 piezas de madera cuyo patrón nunca se repite.

Esta fabricación europea le dará al hogar el toque French Art de Vivre de Roche Bobois ideal para la temporada primavera–verano.