En el nuevo G-Class Experience Center, clientes y fanáticos tendrán la oportunidad de probar completamente el enorme potencial de la Clase G, perfeccionar sus habilidades de conducción en terrenos extremos y experimentar de primera mano lo que significa el sello de calidad “Schöckl proved”.

-Adv-

Las condiciones del nuevo Centro de Experiencia Clase G, que cubre 100,000 m2, son tan desafiantes como las de la montaña Schöckl. Junto a un área de recepción y presentación, hay en total cuatro módulos de prueba: un tramo off-road natural y el G-Rock, creado artificialmente. 

Los invitados pueden experimentar el vehículo en condiciones todoterreno en varias rampas con diferentes superficies y pendientes, así como al conducir a través del agua. También pueden recorrer una sección en carretera en las antiguas calles de rodaje del aeródromo. Aquí es donde los conductores pueden llegar al límite de sus habilidades con maniobras como frenado extremo y en pistas de slalom.

Durante la fase de construcción, se tuvo mucho cuidado para manejar las condiciones existentes con sensibilidad: la ruta off-road en el área natural se adaptó al sitio en cooperación con expertos para garantizar que los árboles y biotopos dignos de protección permanecieran intactos.